Formato para dar crédito a un cliente: Obténlo fácilmente

Cuando tienes un negocio, es muy común que tengas que otorgar crédito a tus clientes. Esto implica que les permitas realizar una compra o adquirir un servicio y pagar en una fecha posterior. Sin embargo, es importante que tengas un formato adecuado para dar crédito a tus clientes y evitar problemas en el futuro. Te mostraremos cómo obtener un formato para dar crédito a un cliente de manera fácil y eficiente.

En este artículo encontrarás un formato pre-diseñado que podrás utilizar para elaborar tus propios documentos de crédito. Te explicaremos paso a paso cómo completar este formato, incluyendo todos los elementos necesarios para que sea válido y legalmente efectivo. Además, te daremos algunos consejos y recomendaciones para evitar problemas y asegurarte de que tus transacciones de crédito sean exitosas.

Al leer este artículo, podrás ahorrar tiempo y esfuerzo al obtener un formato listo para utilizar. Además, estarás protegiendo tus intereses comerciales al tener un documento adecuado para dar crédito a tus clientes. No te pierdas esta oportunidad de simplificar tus procesos y asegurar el correcto manejo de las transacciones de crédito en tu negocio.

¿Qué es un formato de crédito y por qué es importante?

Un formato de crédito es un documento utilizado para registrar las transacciones de crédito entre un proveedor y un cliente. Es una herramienta esencial para llevar un registro claro y organizado de los créditos otorgados a los clientes, lo cual es fundamental para el buen funcionamiento y la gestión financiera de cualquier empresa.

El formato de crédito ayuda a establecer un sistema de crédito estructurado y transparente, lo que facilita la comunicación y el entendimiento entre ambas partes. Además, brinda seguridad tanto al proveedor como al cliente, ya que se establecen claramente las condiciones y términos de los créditos otorgados.

En el formato de crédito se incluyen datos importantes como el nombre y la dirección del cliente, el monto del crédito, las fechas de vencimiento, los términos de pago, las políticas de devolución y cualquier otra información relevante. También se puede incluir un espacio para la firma del cliente, lo que garantiza su compromiso y aceptación de las condiciones establecidas.

Utilizar un formato de crédito adecuado puede brindar una serie de beneficios tanto para el proveedor como para el cliente. Algunos de estos beneficios son:

  • Organización: El formato de crédito permite llevar un registro ordenado y fácilmente accesible de todas las transacciones de crédito, lo que facilita la gestión financiera y contable de la empresa.
  • Seguridad: Al establecer claramente las condiciones y términos de los créditos otorgados, se reduce el riesgo de malentendidos y conflictos futuros.
  • Control de pagos: El formato de crédito ayuda a llevar un seguimiento efectivo de los pagos recibidos y pendientes, lo que permite identificar rápidamente los clientes morosos y tomar las medidas adecuadas.
  • Establecimiento de límites: Al registrar los montos de crédito otorgados a cada cliente, se puede establecer un límite máximo de crédito para evitar riesgos financieros innecesarios.

Para obtener un formato de crédito fácilmente, existen diferentes opciones disponibles. Una opción es utilizar plantillas predefinidas que se pueden encontrar en programas de procesamiento de texto como Microsoft Word o Google Docs. Estas plantillas suelen incluir los campos necesarios para completar la información requerida y facilitan la creación del formato.

Otra opción es utilizar software especializado en la gestión financiera que incluya la opción de generar formatos de crédito personalizados. Estos programas suelen ofrecer diferentes diseños y opciones de personalización, lo que permite adaptar el formato a las necesidades específicas de cada empresa.

Contar con un formato de crédito adecuado es fundamental para llevar un control eficiente de las transacciones de crédito con los clientes. Esto ayuda a mantener una buena gestión financiera, evitar conflictos y garantizar la seguridad tanto del proveedor como del cliente. Utilizar plantillas predefinidas o software especializado facilita la creación y personalización de estos formatos, asegurando su eficacia y adaptabilidad a las necesidades de cada empresa.

Elementos necesarios para incluir en un formato de crédito

Un formato para dar crédito a un cliente es una herramienta esencial para cualquier negocio que ofrezca servicios o productos a crédito. Este formato proporciona la información necesaria para establecer una línea de crédito con un cliente y asegurarse de que se cumplan los términos y condiciones acordados. A continuación, se presentan los elementos clave que se deben incluir en un formato de crédito:

1. Información del cliente:

Es importante recolectar y registrar la información básica del cliente, como su nombre completo, dirección, número de teléfono y correo electrónico. Esta información será utilizada para contactar al cliente y realizar un seguimiento de los pagos.

Por ejemplo:

  • Nombre completo: Juan Pérez
  • Dirección: Calle 123, Colonia Centro, Ciudad de México
  • Teléfono: 555-123-4567
  • Correo electrónico: juanperez@example.com

2. Términos y condiciones:

En esta sección, se deben establecer claramente los términos y condiciones del crédito. Esto incluye el plazo de pago, la tasa de interés (si aplica), los cargos por pagos atrasados y cualquier otra condición relevante. Es importante ser claro y específico para evitar malentendidos o disputas en el futuro.

Por ejemplo:

  • Plazo de pago: 30 días
  • Tasa de interés: 10% anual
  • Cargo por pagos atrasados: 5% del monto total adeudado

3. Límite de crédito:

Es recomendable establecer un límite de crédito para cada cliente. Este límite representa la cantidad máxima que el cliente puede deber en un determinado período de tiempo. Establecer un límite de crédito ayuda a controlar el riesgo crediticio y prevenir pérdidas financieras.

Por ejemplo:

  • Límite de crédito: $10,000

4. Procedimiento de pago:

En esta sección se debe describir el procedimiento que el cliente debe seguir para realizar los pagos. Esto incluye indicar la forma de pago aceptada (efectivo, cheque, transferencia bancaria), el nombre y número de cuenta bancaria a la que se deben realizar los pagos, y cualquier información adicional relevante.

Por ejemplo:

  • Forma de pago: Efectivo, cheque o transferencia bancaria
  • Cuenta bancaria: Banco XYZ, número de cuenta 1234567890

5. Firma del cliente:

Finalmente, es importante obtener la firma del cliente para confirmar su acuerdo con los términos y condiciones establecidos en el formato de crédito. Esto ayuda a evitar disputas futuras y brinda un respaldo legal en caso de incumplimiento.

Por ejemplo:

  • Firma del cliente: _________________________

Al incluir estos elementos en un formato de crédito, se garantiza una comunicación clara y efectiva entre el negocio y el cliente. Esto permite establecer una relación de confianza y minimizar los riesgos asociados con la concesión de crédito. Recuerda adaptar el formato a las necesidades específicas de tu negocio y mantener un seguimiento constante de los pagos para asegurar la salud financiera de tu empresa.

Pasos para crear un formato de crédito efectivo

Crear un formato efectivo para dar crédito a un cliente puede marcar la diferencia en la gestión financiera de tu empresa. Un formato bien diseñado y fácil de entender no solo facilita el proceso de otorgar crédito, sino que también mejora la relación con tus clientes y reduce el riesgo de incumplimiento de pagos.

1. Identifica la información clave

Antes de comenzar a diseñar el formato, es importante identificar la información clave que debe incluir. Esto puede variar según el tipo de negocio, pero generalmente incluye:

  • Nombre y datos de contacto del cliente: Asegúrate de tener el nombre completo, dirección, número de teléfono y correo electrónico del cliente.
  • Descripción del crédito: Especifica el monto del crédito otorgado, el plazo de pago y cualquier otro detalle relevante.
  • Condiciones y términos: Define claramente las condiciones de pago, los intereses (si corresponde) y cualquier penalización por pagos atrasados.
  • Fecha de vencimiento: Establece una fecha límite para el pago del crédito.
  • Información adicional: Puedes incluir cualquier otra información relevante, como garantías o términos especiales.

Una vez que tengas clara esta información, podrás pasar al siguiente paso.

2. Diseña el formato

El diseño del formato es importante para que sea fácil de leer y entender. Puedes utilizar software de diseño gráfico o simplemente crearlo en un documento de texto. Aquí tienes algunos consejos para el diseño:

  • Utiliza una fuente legible: Elige una fuente clara y legible, como Arial o Times New Roman, para asegurarte de que la información sea fácil de leer.
  • Organiza la información de manera clara: Divide la información en secciones y utiliza encabezados y espacios en blanco para que sea fácil de entender.
  • Incluye tu logo: Agrega el logo de tu empresa para darle un toque profesional al formato.

Recuerda que la simplicidad es clave. Evita agregar demasiados elementos visuales o información innecesaria que pueda confundir al cliente.

3. Personaliza el formato

Cada cliente es único y puede tener necesidades específicas. Es importante personalizar el formato de crédito para adaptarse a cada cliente. Puedes hacerlo incluyendo campos adicionales para información específica o adaptando los términos y condiciones según sea necesario.

Por ejemplo, si un cliente requiere un plazo de pago más largo, puedes ajustar el formato para reflejar esto. De esta manera, muestras a tus clientes que te preocupas por sus necesidades individuales y aumentas las posibilidades de que acepten tu crédito.

4. Prueba y mejora

Una vez que hayas diseñado el formato de crédito, es importante probarlo antes de utilizarlo con tus clientes. Pídele a tus empleados o a personas de confianza que revisen el formato para asegurarte de que sea claro y fácil de entender. Realiza ajustes y mejoras según sea necesario antes de implementarlo.

Además, es una buena práctica revisar y mejorar periódicamente el formato de crédito. A medida que tu empresa crece y evoluciona, es posible que necesites realizar cambios en los términos y condiciones o agregar información adicional. Mantener el formato actualizado te ayudará a mantener una gestión eficiente del crédito y a satisfacer las necesidades cambiantes de tus clientes.

Crear un formato efectivo para dar crédito a un cliente implica identificar la información clave, diseñar el formato de manera clara y legible, personalizarlo según las necesidades de cada cliente y realizar pruebas y mejoras periódicas. Siguiendo estos pasos, podrás obtener un formato de crédito fácil de entender y utilizar, lo que te ayudará a mantener una buena relación con tus clientes y a gestionar de manera eficiente los créditos otorgados.

Ejemplos de formatos de crédito para diferentes industrias

En la gestión financiera de una empresa, es común encontrarse con la necesidad de otorgar crédito a los clientes. Ya sea que se trate de una venta a plazos, una línea de crédito o cualquier otro tipo de acuerdo, contar con un formato adecuado para dar crédito a un cliente es fundamental para tener un control efectivo sobre las transacciones y evitar problemas futuros.

El formato para dar crédito a un cliente puede variar dependiendo de la industria en la que se encuentre la empresa y de las políticas internas que se tengan establecidas. A continuación, presentamos algunos ejemplos de formatos de crédito utilizados en diferentes industrias:

1. Formato de crédito para una tienda de retail

En el caso de una tienda de retail, es común ofrecer a los clientes la posibilidad de comprar productos a crédito. El formato de crédito utilizado en este tipo de industria podría incluir información como:

  • Nombre y dirección del cliente
  • Número de identificación del cliente (como el número de seguro social o número de identificación fiscal)
  • Línea de crédito asignada
  • Términos y condiciones del crédito (plazo, tasa de interés, pagos mínimos, etc.)
  • Fecha de vencimiento del crédito

Este formato sería utilizado tanto por la empresa para otorgar el crédito al cliente, como por el cliente al momento de realizar una compra a crédito.

2. Formato de crédito para una empresa de servicios

En el caso de una empresa de servicios, como una agencia de marketing o una consultoría, es común ofrecer a los clientes la posibilidad de pagar por los servicios recibidos a plazos. El formato de crédito utilizado en este caso podría incluir información como:

  • Nombre y dirección del cliente
  • Número de identificación del cliente
  • Descripción detallada de los servicios contratados
  • Monto total del crédito
  • Términos y condiciones del crédito (plazo, pagos parciales, intereses, etc.)
  • Fecha de vencimiento del crédito

Este formato sería utilizado tanto por la empresa para establecer el acuerdo de crédito con el cliente, como por el cliente al momento de realizar los pagos correspondientes.

3. Formato de crédito para una empresa de manufactura

En el caso de una empresa de manufactura, es común ofrecer a los clientes comerciales la posibilidad de comprar grandes cantidades de productos a crédito. El formato de crédito utilizado en este tipo de industria podría incluir información como:

  • Nombre y dirección del cliente comercial
  • Número de identificación del cliente (como el número de registro de la empresa)
  • Límite de crédito asignado
  • Términos y condiciones del crédito (plazo, descuentos por volumen, pagos anticipados, etc.)
  • Fecha de vencimiento del crédito

Este formato sería utilizado por la empresa de manufactura al otorgar el crédito al cliente comercial, y por el cliente comercial al realizar las órdenes de compra correspondientes.

Es importante tener en cuenta que estos ejemplos son solo orientativos y que cada empresa debe adaptar el formato de crédito a sus propias necesidades y políticas internas. Además, es recomendable contar con asesoría legal y financiera al establecer acuerdos de crédito con los clientes para garantizar la seguridad y el cumplimiento de las transacciones.

Un formato adecuado para dar crédito a un cliente no solo facilita la gestión financiera de la empresa, sino que también brinda confianza y transparencia a los clientes. Al contar con un formato claro y completo, se evitan malentendidos y se establecen las bases para una relación comercial sólida y duradera.

Consejos para personalizar tu formato de crédito

Personalizar el formato de crédito para tus clientes es una excelente manera de añadir un toque personal a tus transacciones comerciales. Además, te permite destacar información clave de una manera clara y concisa. Aquí te proporcionamos algunos consejos para ayudarte a crear un formato de crédito personalizado y efectivo:

1. Define los elementos clave

Antes de comenzar a diseñar tu formato de crédito, es importante definir los elementos clave que deseas incluir. Estos elementos pueden variar según tu industria y las políticas de tu empresa, pero algunos ejemplos comunes incluyen:

  • Nombre del cliente: Asegúrate de incluir el nombre completo o el nombre de la empresa del cliente.
  • Información de contacto: Incluye el número de teléfono, la dirección de correo electrónico o cualquier otra información relevante para comunicarte con el cliente.
  • Fecha de emisión: Es importante indicar la fecha en que se emitió el formato de crédito.
  • Términos y condiciones: Establece claramente los términos y condiciones del crédito, como el plazo de pago o los intereses aplicables.
  • Detalle de la transacción: Brinda información detallada sobre los productos o servicios que se están adquiriendo a crédito.
  • Total adeudado: Indica el monto total adeudado por el cliente, incluyendo cualquier impuesto o cargo adicional.

2. Diseña un encabezado llamativo

El encabezado de tu formato de crédito es la primera sección que verá tu cliente, por lo que es importante que sea llamativo y profesional. Considera utilizar un diseño atractivo con el nombre y el logotipo de tu empresa en la parte superior. Esto no solo ayuda a promocionar tu marca, sino que también transmite confianza y credibilidad a tus clientes.

3. Utiliza tablas para organizar la información

Las tablas son una excelente manera de organizar la información de tu formato de crédito de manera clara y fácil de leer. Utiliza una tabla para mostrar los detalles de la transacción, incluyendo la descripción del producto o servicio, la cantidad, el precio unitario y el total. Esto facilitará que tu cliente entienda los detalles de la transacción y evita confusiones o malentendidos.

4. Destaca la información clave

Es importante que la información clave en tu formato de crédito se destaque para que sea fácil de encontrar y comprender. Utiliza negrita (<strong>) o cursiva (<em>) para resaltar los elementos más importantes, como el monto total adeudado o los términos y condiciones del crédito. Esto ayudará a que tu cliente identifique rápidamente la información relevante y tome decisiones informadas.

5. Añade un mensaje de agradecimiento

No olvides incluir un mensaje de agradecimiento al final de tu formato de crédito. Esto muestra cortesía y aprecio hacia tu cliente por elegir tu empresa. Puedes utilizar frases como «Gracias por su confianza en nuestros productos/servicios» o «Agradecemos su negocio«. Un pequeño gesto de agradecimiento puede marcar la diferencia en la relación con tus clientes y fomentar futuras transacciones.

Recuerda que la personalización de tu formato de crédito es una forma efectiva de destacar tu marca y brindar una experiencia positiva a tus clientes. Tómate el tiempo necesario para diseñar un formato que refleje la identidad de tu empresa y proporcione la información necesaria de manera clara y concisa.

Errores comunes al crear un formato de crédito y cómo evitarlos

Uno de los aspectos más importantes en cualquier negocio es tener un buen sistema de crédito para tus clientes. Esto te permite ofrecerles la posibilidad de pagar a plazos y les da la confianza necesaria para realizar compras más grandes. Pero para que este sistema funcione de manera eficiente, es fundamental contar con un formato de crédito adecuado.

En este artículo, te mostraremos los errores más comunes al crear un formato de crédito y cómo evitarlos. Aprenderás a diseñar un formato efectivo que te permita dar crédito a tus clientes de manera segura y sin complicaciones.

1. No establecer límites de crédito claros

Uno de los errores más comunes al crear un formato de crédito es no establecer límites claros para tus clientes. Es importante que definas el monto máximo de crédito que estás dispuesto a otorgar a cada cliente, para evitar situaciones en las que no puedan pagar sus deudas.

Por ejemplo, si tienes una tienda de ropa, puedes establecer un límite de crédito de $10,000 pesos para tus clientes regulares y $5,000 pesos para los nuevos clientes. De esta manera, evitas situaciones en las que un cliente acumule una deuda demasiado grande y no pueda pagarla.

2. No verificar la solvencia del cliente

Otro error común es no verificar la solvencia del cliente antes de otorgarle crédito. Es importante asegurarte de que el cliente tenga la capacidad económica para cumplir con sus pagos. Para hacer esto, puedes solicitar estados de cuenta, comprobantes de ingresos o referencias comerciales.

Por ejemplo, si tienes una tienda en línea, puedes pedir al cliente que adjunte una copia de su comprobante de ingresos o que proporcione referencias comerciales de otras tiendas en las que haya comprado a crédito. De esta manera, te aseguras de que el cliente tenga la capacidad de pagar su deuda.

3. No establecer plazos de pago

Un error muy común es no establecer plazos de pago claros en el formato de crédito. Sin plazos definidos, es posible que los clientes se retrasen en sus pagos o incluso que nunca los realicen. Es importante establecer plazos de pago que sean realistas y que se ajusten a las necesidades del negocio.

Por ejemplo, puedes establecer plazos de pago de 30 días para tus clientes regulares y de 15 días para los nuevos clientes. Además, puedes ofrecer incentivos como descuentos por pagos anticipados o penalizaciones por pagos tardíos, para motivar a tus clientes a pagar a tiempo.

4. No tener un sistema de seguimiento de pagos

Por último, un error muy común es no tener un sistema de seguimiento de pagos para tus clientes. Es importante llevar un registro de los pagos realizados y de las deudas pendientes, para poder identificar a los clientes que tienen un historial de pagos atrasados y tomar las medidas necesarias.

Por ejemplo, puedes utilizar una hoja de cálculo para registrar los pagos realizados por cada cliente y para calcular el saldo pendiente. También puedes enviar recordatorios de pago por correo electrónico o mensaje de texto, para asegurarte de que tus clientes estén al tanto de sus deudas.

Al crear un formato de crédito para tus clientes, es importante evitar errores comunes como no establecer límites claros, no verificar la solvencia del cliente, no establecer plazos de pago y no tener un sistema de seguimiento de pagos. Siguiendo estos consejos, podrás diseñar un formato efectivo que te permita dar crédito a tus clientes de manera segura y sin complicaciones.

Beneficios de utilizar un formato de crédito en tu negocio

Utilizar un formato de crédito en tu negocio puede brindarte numerosos beneficios. A continuación, te mencionaré algunos de los más importantes:

1. Organización y control

Contar con un formato estandarizado para otorgar crédito a tus clientes te ayudará a mantener una mejor organización y control en tus transacciones. Podrás tener un registro claro de todos los clientes a los que les has extendido crédito, así como de los plazos de pago y montos adeudados.

2. Mejor relación con tus clientes

Al ofrecer un formato de crédito, estarás brindando una opción de pago más flexible a tus clientes. Esto puede fortalecer tu relación con ellos, haciéndolos sentir valorados y permitiéndoles adquirir tus productos o servicios incluso cuando no cuenten con el dinero en efectivo en ese momento.

3. Aumento de las ventas

El formato de crédito puede ser una excelente estrategia para aumentar tus ventas. Al ofrecer a tus clientes la posibilidad de pagar a plazos, podrás atraer a aquellos que no tienen la capacidad de realizar un pago único en el momento de la compra. Esto puede abrir nuevas oportunidades de negocio y aumentar tus ingresos.

4. Fidelización de clientes

Al otorgar crédito a tus clientes de manera responsable y confiable, estarás generando un vínculo de confianza y fidelización. Siempre que cumplan con sus pagos en tiempo y forma, es más probable que vuelvan a hacer negocios contigo en el futuro y que te recomienden a otros potenciales clientes.

5. Flexibilidad en las formas de pago

El formato de crédito te permite ofrecer diferentes opciones de pago a tus clientes. Por ejemplo, puedes establecer plazos fijos de pago mensual, quincenal o semanal, según lo acordado. También puedes ofrecer la opción de pago en cuotas o a través de pagos parciales. Esto brinda flexibilidad tanto a tu negocio como a tus clientes.

Recuerda que, al implementar un formato de crédito, es fundamental establecer políticas claras y transparentes. Define los plazos de pago, las tasas de interés (si aplica) y cualquier otra condición relevante. Además, lleva un seguimiento constante de los pagos y comunícate de forma proactiva con tus clientes para recordarles sus compromisos y mantener una buena relación comercial.

Utilizar un formato de crédito puede ser una estrategia efectiva para mejorar la organización, fortalecer la relación con tus clientes, aumentar las ventas y fidelizar a tus clientes. No dudes en implementarlo en tu negocio y aprovechar todos sus beneficios.

Conclusiones y recomendaciones finales

El formato para dar crédito a un cliente es una herramienta invaluable para cualquier empresa que busque mantener un registro claro y organizado de las transacciones de crédito. A través de este formato, se puede establecer una comunicación clara y transparente entre la empresa y el cliente, lo que ayuda a evitar malentendidos y conflictos futuros.

Algunas recomendaciones clave al utilizar un formato para dar crédito a un cliente incluyen:

  • Mantén un diseño limpio y profesional: Es importante que el formato sea fácil de leer y entender. Utiliza un diseño limpio y profesional que incluya la información necesaria de manera clara y concisa.
  • Incluye toda la información relevante: Asegúrate de incluir todos los detalles importantes en el formato, como el nombre y la dirección del cliente, la fecha de emisión del crédito, el monto del crédito, las condiciones de pago, etc. Esto ayudará a evitar confusiones y malentendidos.
  • Establece límites de crédito claros: Es importante establecer límites de crédito claros para cada cliente, de acuerdo con su historial crediticio y capacidad de pago. Esto ayudará a controlar el riesgo crediticio y evitará que los clientes acumulen deudas impagables.
  • Realiza un seguimiento regular: Mantén un seguimiento regular de los pagos realizados por el cliente y actualiza el formato de crédito en consecuencia. Esto ayudará a mantener un registro preciso y actualizado de la situación crediticia de cada cliente.
  • Utiliza herramientas digitales: Considera utilizar herramientas digitales, como software de gestión de crédito, para facilitar el proceso de creación y mantenimiento del formato de crédito. Estas herramientas pueden automatizar tareas repetitivas y simplificar la gestión del crédito.

El formato para dar crédito a un cliente es una herramienta esencial para cualquier empresa que ofrezca crédito a sus clientes. Al seguir las recomendaciones mencionadas anteriormente y utilizar herramientas digitales, las empresas pueden obtener fácilmente un formato de crédito efectivo y mantener un control preciso sobre su situación crediticia.

Preguntas frecuentes

1. ¿Cuál es el formato para dar crédito a un cliente?

El formato para dar crédito a un cliente puede variar según las políticas de la empresa, pero generalmente incluye información como el nombre del cliente, el monto del crédito, plazos de pago y condiciones.

2. ¿Dónde puedo obtener un formato para dar crédito a un cliente?

Puedes obtener un formato para dar crédito a un cliente en línea, en páginas especializadas en plantillas empresariales o en programas de gestión financiera.

3. ¿Qué información debería incluir en el formato de crédito?

En el formato de crédito es importante incluir los datos personales del cliente, el monto del crédito, los plazos de pago, las tasas de interés (si aplica), y cualquier otra condición o requisito necesario.

4. ¿Es obligatorio utilizar un formato para dar crédito a un cliente?

No es obligatorio, pero es altamente recomendable utilizar un formato para dar crédito a un cliente, ya que ayuda a establecer acuerdos claros y evitar malentendidos o disputas en el futuro.

5. ¿Puedo personalizar el formato de crédito según las necesidades de mi empresa?

Sí, puedes personalizar el formato de crédito según las necesidades de tu empresa, agregando o eliminando campos de información según sea necesario.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *